Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuaresma.’ Category

Imagen

Queridas, queridos:

Os he echado de menos y tenía ganas de volver a estar aquí. Durante este tiempo he recopilado material suficiente como para dejaros lelos y la cuestión es si seré capaz de ir publicándolo de manera constante… ¡Nada es imposible de imaginar! 🙂

Entremos en materia, que la receta de hoy es pesadita, aunque fácil de preparar. Quizá exista otra manera de hacer estos buñuelos de forma más sencilla pero yo nunca la he probado y apuesto por esta, que es estupenda.

Ingredientes

Para la levadura:

  • 100 g de masa de pan. (Sí, esto es lo más rollo pero a partir de aquí vamos en bajada)
  • 65 ml de agua tibia.
  • 5 g de levadura prensada.
  • La harina de fuerza* que coja (unos 100 g, quizá algo más)

Para la masa:

  • 100 g de azúcar.
  • 5 g de sal.
  • 75 ml de leche tibia.
  • 5 huevos.
  • Aromas: ralladura de limón, semillas de cilantro molido, un poquito de canela y semillas de matalahúva  (matafaluga) o comino machacadas en el mortero.
  • La harina de fuerza* que coja para que la masa quede blanda, poco seca, aunque manejable (unos 400 g).

Elaboración

Desleímos la levadura prensada en el agua tibia y añadimos la masa de pan; La trabajamos con las manos hasta que se disuelva por completo en el agua; Añadimos la harina y empastamos con las manos; Tapamos con papel film y dejamos fermentar esta masa madre durante una horita o hasta que haya duplicado su volumen por lo menos.

Una vez conseguido esto añadimos la leche, la sal y el azúcar y seguimos trabajando con las manos. Cuando hayamos conseguido una mezcla homogénea añadimos los huevos y los aromas, trabajamos hasta que se integren y finalmente mezclamos la harina.

Dejamos fermentar la masa, bien tapada a fin de que no forme “piel”.

Ahora la extendemos sobre una mesa untada de aceite. Trabajamos con las manos, también untadas de aceite**.

Cortamos trocitos de unos 15 gr. y vamos formando bolitas con ellos. Los dejamos reposar en una bandeja también untada de aceite hasta que se acabe la masa.

Entonces vamos cogiendo cada uno de los buñuelos, entre el dedo índice y el pulgar, por el centro de la bolita. Hacemos un poco de presión para que se forme un agujero en el centro y empezamos a freírlas en aceite muy caliente. Flotarán sobre él y no hay que darles la vuelta hasta que la superficie en contacto con el aceite haya adquirido un tomo tostado oscuro.

A medida que estén listos los iremos echando en una bandeja en la que, sin esperar a haber terminado de freír todos los buñuelos, los rociaremos con anís dulce y espolvorearemos con azúcar en grano.

Si no hacemos esto inmediatamente el azúcar no se adherirá al buñuelo y entonces no es lo mismo.

* y ** Si no utilizáis harina de fuerza o si os pasáis de harina para que la masa se os pegue menos en las manos en lugar de buñuelos deliciosos obtendréis algo parecido a los “borregos” muy buenos para mojar en la leche, pero nada más.

¡Ánimo!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: