Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Red velvet.’ Category

Éste es el pastel que Aura me pidió para el cumple de su novio, 30 añitos de nada.

Por dentro es un red velvet preparado con la misma receta que usé para los cupcakes pero por fuera lleva un vestidito de pasta de azúcar. Habrá que explicar la pasta de azúcar un día de estos, también.

 

Read Full Post »

Terciopelo rojo. Red velvet by Mirándola.

Desde la primera vez que vi una foto del Red Velvet cake me quedé prendada de su color y de su textura. Parecía tan delicioso y tan elegante…

Hace varios meses “perpetré” mi primer intento. El sabor no estaba mal pero la receta -que obtuve de una página de confianza– no estaba equilibrada: la mezcla no quedaba homogénea y tras la cocción el resultado era ligeramente graso e indigesto.

Hice un par de pruebas más modificando algunas cantidades  y ayer por fin obtuve una fórmula que me pareció buena, así que será la que pase a mi libro personal de recetas hasta que me ponga a hacer pruebas de nuevo y consiga otra que me guste más (todavía).

La masa de estos cupcakes no queda especialmente dulce y para compensar, la crema que los cubre lo es extremadamente.

Para 24 unidades medianas necesitaremos:

Masa

  • 250 gr. de harina floja.
  • 250 gr. de mantequilla pomada.
  • 300 gr. de azúcar.
  • 3 huevos grandes o 4 pequeños.
  • 75 gr. de cacao amargo.
  • 1 cucharada sopera de colorante rojo en pasta.
  • 4 gr. de bicarbonato sódico.
  • 5 gr. de sal.
  • 200 ml. suero de leche.
  • 5 ml. de vinagre de manzana.
  • 10 ml. de esencia de vainilla.

Topping, frosting, cubierta.

  • 200 gr. de queso blanco para untar.
  • 125 gr. de mantequilla pomada.
  • 350 gr. de azúcar lustre.
  • 5 ml. de esencia de vainilla.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180ºC

Preparamos una bandeja de muffins de 24 unidades colocando un molde de papel en cada una de las oquedades.

En un bol pequeño mezclamos el suero de leche y la sal. Lo removemos hasta que la sal se disuelva y reservamos.

Tamizamos la harina y la reservamos.

En un cuenco grande batimos la mantequilla pomada con el azúcar hasta que blanquee y empezamos a añadir los huevos de uno en uno sin dejar de batir.  Cuando consigamos una mezcla esponjosa y homogénea añadimos el colorante, el cacao, la esencia de vainilla, el bicarbonato y el vinagre, y seguimos batiendo hasta volver a obtener una masa homogénea.

Ahora se trata de incorporar los ingredientes que nos faltan y no lo haremos de golpe. Primero vertimos más o menos una tercera parte de la mezcla del suero de leche en la masa y mezclamos. Cuando se integre bien echamos más o menos una tercera parte de la harina y, usando una espátula de goma,  removemos de arriba abajo a fin de que la harina también se integre sin que la masa deje de ser esponjosa. Repetimos esta operación dos veces más hasta acabar con la mezcla de suero de leche y con la harina.

El orden es importante en todas las recetas de pastelería y esta no iba a ser menos.  Fundamental que la harina vaya al final de todo.

Con la ayuda de dos cucharillas tomamos porciones de masa con la que rellenamos los papelillos sin que sobrepasen los 2/3 de su capacidad. Metemos en el horno entre 15 y 18 minutos.

Para comprobar si están cocidos pinchamos con un palillo fino de madera. Si el palillo sale limpio están listos.

Dejamos enfriar los cupcakes en un lugar fresco y mientras tanto preparamos la crema.

Para eso batimos bien el queso a temperatura ambiente con la mantequilla pomada y añadimos la esencia de vainilla y el azúcar hasta obtener una crema bien fina. Dejamos reposar en la nevera hasta que vuelva a tomar una consistencia un tanto firme.

Una vez se hayan enfriado los cubrimos con la crema y ya están listos.

¡Ojalá os gusten tanto como a Martín!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: