Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cerezas.’ Category

Mirandola. Polos cereza.

Sí, ha llegado otra vez: hace un calor que te derrite el cerebro a la que te descuidas un segundo.

Podemos preparar polos fácilmente con muchas cosas que acostumbramos a tener en casa. Estos de cereza los preparamos Martín y yo en 10 minutos más lo que tardaron en congelarse.

¿A quién no le apetece un polo? ¡Y son tan fáciles de hacer!

 

Ingredientes (Para 4 polos)

  • 250 ml de yogur griego.
  • 30 g de azúcar moreno.
  • 15 ml de zumo de limón.
  • 100 g de cerezas deshuesadas.

Deshuesamos las cerezas, las cortamos por la mitad y las vamos colocando en un recipiente en el que habremos echado el zumo de limón y el azúcar moreno. Removemos y dejamos que suelten su jugo durante unos minutos.

Mirandola. Polos cereza preparacion.

En un bol echamos el yogur y lo endulzamos con el jugo que hayan soltado las cerezas —y que también lleva el zumo de limón y el azúcar— además de sabor le dará un bonito color cereza.

Llenamos los moldes de polo con una cucharada de yogur cada uno y luego echamos tres mitades de cereza. Seguimos con yogur unas 3/4 partes del molde y volvemos a añadir unas cuantas cerezas cuidando bien de que queden sumergidas en el yogur para que formen un todo compacto al congelarse, que de lo contrario el polo no tendría consistencia.

Acabamos de rellenar con el yogur, colocamos los palitos y llevamos al congelador un mínimo de 3 horas.

Mirandola. Polos cereza amour.
El ideal sería tener un abatidor de temperatura y luego un congelador superpro que congelase a -35º muy rápidamente  para que no se formasen cristales de hielo, pero con un congelador doméstico nos sobra para disfrutar un buen rato.

¿A qué estáis esperando? ¡Vais a ser mucho más felices!

Mirandola. Martin y los polos cereza.

 

 

 

Read Full Post »

Mirandola. Cake de chocolate con cerecitas frescas.

 

Otra receta requetefácil y maravillosa. Combina bien con casi todas las frutas, con helados, natas, cremas pasteleras. Un fondo de armario, vaya.
El bizcocho resultante es un cake; Eso significa que en su elaboración la masa no fue batida para incorporar aire —ni tampoco le añadimos aire de otras maneras— ergo es densa, amorosa, un poco húmeda, suficientemente grasa, con mucha palatabilidad.

El otro día vi cerezas de la tierra a un precio razonable y compré un par de puñaditos. Luego, como hago siempre, me las imaginé: Cocinadas en su jugo y acompañando un helado de ricotta, quizá aromatizado con romero; Una galette sencilla con las cerezas apenas calientes; En una tarta con trufa cocida y ligeramente salada.
Cada vez que empieza la temporada de una fruta sólo quiero escribir un libro monotemático del estilo “Las 30 mejores recetas con cerezas de tu vida”. 

Mirandola. Deshuesar cereza.

No os riáis tengo el material para higos, moras y melocotones de Calanda. Y sé cómo usarlo.

A lo que iba: no hay receta más rápida y fácil de elaborar y que combine con todo mejor que esta. La relación esfuerzo-disfrute es realmente sideral. No es un brownie, queridos.  Y era mía, que hoy la comparto.

 

Ingredientes.

  • 125 g de chocolate negro de calidad (mejor cobertura).
  • 125 g de mantequilla.
  • 150 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 45 g de harina floja.

 

Preparación

 

Encendemos el horno a 180ºC. Preparamos un molde de plumcake forrándolo con papel sulfurizado.

En una cacerolita metemos la mantequilla y la llevamos al fuego muy, muy suave. Se tiene que fundir, pero no tiene que freír ni coger color. Cuando esté fundida la apartamos del fuego y  echamos el chocolate cortado a trozos pequeños. Removemos con una cuchara de madera para que el chocolate se funda del todo en la mantequilla. Añadimos los huevos de uno en uno. No hay que agregar un huevo hasta que el primero se haya incorporado por completo a la mezcla.

Ahora añadimos el azúcar, mezclamos bien y por fin la harina. Tamizada, sí ¡No seáis vagos! Que a nadie le gusta encontrarse bolitas de harina cuando le arrea un mordisco a una delicia como esta.

Metemos la masa en el molde preparado y lo llevamos al horno. El tiempo de horneado dependerá del tamaño y la altura del molde. Calculad unos 25 minutos y lo pincháis con un palito de brocheta para ver qué tal. Si sale limpio o con alguna miguita está listo. Si sale impregnado de masa, aunque sea poco,  aun no está.

Recordad que siempre se le tiene que dar un cuarto de hora de respeto a lo que estáis horneando.Antes de que pase no abráis la puerta del horno.

En este caso concreto preparé el doble de fórmula y la dividí en dos moldes. El primero es el que aparece fotografiado en esta entrada y al segundo le esparcí por encima las cerezas deshuesadas y cortadas por la mitad antes de meterlo en el horno.

 

Mirandola. Cake de chocolate, detalle.

 

Luego lo serví tibio y acompañado de las cerezas deshuesadas con el jugo que habían soltado y una cucharada de mascarpone fresco. El contraste de temperaturas y de acidez/ dulzor, frescura/ cremosidad hay que probarlo.En silencio, a ser posible.

Disfrutad.

 

 

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: