Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pan’ Category

Zopf by Mirandola

Estuvimos en Suiza unos días visitando a una amiga y fue fantástico: La nieve y el frío, los quesos, los narcisos saliendo aquí y allá, el chocolate, el buen carácter de la gente y lo bien dispuestos que son, los lagos, los panes, los cisnes, la limpieza de las calles, los dibujos de colores en las fachadas de las casas antiguas, las pastelerías adornadas para la Pascua… Una auténtica maravilla. ¡Gracias, Josefina y Alberto!

Allí probamos un montón de panes muy diferentes de los que se hacen aquí habitualmente. Al volver empecé a hacer pruebas con esos panes -entre galleta y galleta- y hoy os muestro la trenza que es el pan del domingo y que al parecer muchos suizos elaboran en sus casas.

Su nombre en suizo-alemán tiene un noséqué de onomatopéyico, como si delante de él fuera inevitable caer en la tentación.  Amén.  Creo que practicaré y practicaré hasta que la trenza me quede tan perfecta como les queda a ellos, así podré probar otras combinaciones de la delicia.

Mirandola Zopf 1

La rebanada de trenza de la foto está cubierta con speisequark y láminas de pepinillos y cebollas en vinagre. Luego sólo una espolvoreadita de sal y pimienta recién molida.  Y para acompañar una cerveza negra.
Este fin de semana va a llover, id al mercado a por las provisiones y ¡Disfrutad!

Vamos allá.

Ingredientes

  • 500 g de harina para trenza (harina de semi-fuerza con un 10% de harina de espelta).
  • 70 g de mantequilla pura suiza.
  • 10 g de sal.
  • 15 g de levadura.
  • 350 ml de leche.
  • 15 g d azúcar.
  • 1 yema de huevo diluida en 1 cucharada de agua para abrillantar.

Elaboración

Hay que diluir la levadura en la leche tibia y después la sal y el azúcar. Una vez esté todo bien mezclado añadir una parte de la harina, la mitad, aproximadamente. Dejar reposar un rato hasta que la mezcla comience a burbujear.

Con el resto de la harina formamos un volcán sobre una superficie de trabajo, en cuyo centro vertemos la primera mezcla. Amasamos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados y luego añadimos la mantequilla pomada. Seguimos amasando bien y cuando nuestra masa sea completamente lisa la dejamos reposar tapada con un paño húmedo hasta que doble su volumen.

Ahora dividís la masa en dos partes iguales y procedéis al trenzado siguiendo las indicaciones de los dibujos hasta que las tiras no den más de si. No conviene estirar demasiado de las tiras de masa mientras se trenza y hay que prestar atención a colocarlas correctamente  (la que venía por la derecha sigue por la derecha y la que venía por la izquierda, sigue por la izquierda.

Mirandola, trenzar zopf.

Si os volvéis un poco locos de la emoción como me pasó a mí, os podéis dedicar a hacer más tiras y darles diferentes formas e incluso rellenarlos de chocolate.

Cuando vuestra vena creativa esté satisfecha colocad las trenzas,  figuritas o bollos en una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado, tapadlas con un paño húmedo y dejad leudar hasta que dupliquen su volumen -alrededor de una horita; Y una vez llegados a ese punto sólo os quedará pintar con la yema diluida y cocer al horno precalentado a 200ºC

La trenza de más o menos 500 g tardará unos 25 minutos, las figuritas mucho menos.

Mirandola figuritas Zopf.

Y ya está: Operación biquini a tomar viento fresco por puro placer. O como dicen algunos: Epic win!

Read Full Post »

Hacía mucho tiempo que quería hacer pan árabe en casa.  Pan marroquí, quiero decir.

Me parece espectacular. Es muy blandito, poco salado, casi dulce. Huele muy bien y con él se preparan unos estupendos bocatas playeros.

He tenido la suerte de encontrarlo fácilmente en comercios árabes en Barcelona, en Palamós y en Inca en los que también venden la sémola de trigo y la levadura para prepararlo; así que este verano -finalmente- me puse en acción y éste fue el resultado. De todos modos se trata de una primera prueba, nada más. La investigación no está acabada puesto que mi pan quedó más denso y con menos burbujas que los que he probado. Sé que el fallo está en el amasado, pero soy incapaz de decir dónde. A ver qué os parece.

Ingredientes:

  • 750 gr. de harina floja.
  • 250 gr. de semolina de trigo.
  • 500 ml. de agua.
  • 20 gr. de levadura.
  • 10 gr. de azúcar.
  • 50 ml. de aceite de oliva.
  • 1 ramita de romero fresco.
Preparación:
En un cuenco grande vertemos el agua tibia. Añadimos la sal, el azúcar y la levadura, mezclamos bien con las manos y añadimos la sémola y la semolina.
* * *

* * *

Mezclamos bien hasta formar una bola que dejaremos fermentar tapada con un paño de lino hasta que haya duplicado su volumen.

* * *

* * *

Después de eso,  enharinamos una mesa de trabajo, volcamos sobre ella la masa fermentada formando un churro vertical y comenzamos a amasar siguiendo los pasos que aparecen en la siguiente imagen.

* * *

* * *

Cuando volvamos a obtener un churro, le damos la vuelta y repetimos. Luego dividimos la masa en cuatro, formamos cuatro bolas y las aplanamos con las manos.

Hay que dejarlas fermentar espolvoreadas de sémola y tapadas con un paño durante una hora aproximadamente en las bandejas de horno. Pasado ese tiempo las metemos en el horno a 240ºC y en  unos 10 minutos estarán listos.

Una de las maneras de comerlo es rociándole por encima un aceite de romero que prepararemos calentado un poco -a unos 60º o así- el aceite y echándo dentro el romero. Dejamos que se infusione durante media horita y ya lo podemos usar.

Ojalá os guste.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: