Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Natillas’ Category

 

 

A Martín y a mis sobrinos les encantan las natillas del súper y la verdad es que eso me repatea los higadillos. Que yo no digo que sean malas, pero a base de los preparados industriales estamos destrozando los paladares infantiles y eso está mal-fatal.

Seguro que esta anécdota os resulta familiar:

Una madre prepara siempre salsa de tomate deliciosa, elaborando un buen sofrito, utilizando tomate natural pelado, haciendo bastante cantidad para poder congelarla y tener a mano cada vez que la necesite. Un día le pilla el toro: no queda salsa en el congelador y no tiene otra cena prevista; Se le hace tarde y hay que dar de cenar a la prole, así que se va al súper y compra un bote de tomate frito. Prepara unos macarrones a todo correr y sirve la cena, con la salsa falsa, un tanto acongojada. Entonces su hija mayor exclama “¡Esta salsa SÍ que está buena, mamá!”  y los otros la corean “¡Sí, sí!”. Y la madre entra en un bucle de desconsuelo. Eso le pasó a mi hermana hace poco.

La cosa es que por lo menos cada tanto los niños prueben dulces algo más sanos, sin conservantes, emulgentes, espesantes, humectantes, potenciadores del sabor ni otros cuerpos extraños  -a los demás también nos sienta de maravilla. Y más si son tan fáciles de hacer como unas natillas.

Ingredientes para 10 vasitos:

  • 1 litro de leche.
  • 200 gr. de azúcar.
  • la piel de medio limón (sin nada de la parte blanca).
  • 1/2 rama de canela.
  • 1/4 de vaina de vainilla abierta por la mitad y raspada la pulpa o, en su defecto, dos gotas de extracto natural de vainilla.
  • 8 yemas de huevo.
  • 20 gr. de fécula de maíz.
  • 5 galletas “digestive” picdas (opcional).
Preparación:
En un cuenco mediano echamos un chorrito del litro de leche, añadimos la fécula de maíz, la disolvemos bien y finalmente mezclamos las yemas. Reservamos.
En un cazo de unos 2l. de capacidad vertemos la leche. Añadimos el azúcar y los aromas y lo llevamos a ebullición a fuego bajito.
En cuanto la leche empieza a hervir volcamos el preparado de las yemas que teníamos reservado sin dejar de batir. Cuando la crema se espese, apagamos el fuego, servimos las natillas en los recipientes que más nos gusten y dejamos enfriar.
En el momento de servir, podemos añadir un par de cucharaditas de galletas picadas. O no.
Rápido y fácil ¿verdad?.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: