Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Dorayaki’ Category

En casa Mirándola se ve la tele en horario infantil  -a veces se echa de menos el ocio televisivo adulto: CSI, Missfits, Mujeres Desesperadas o  Downton Abbey, pero la realidad es otra.

Los dorayaki entraron en nuestras vidas de la mano de Doraemon, el gato-robot japonés y azul. Con curiosidad y ganas probamos unos, congelados, que compramos en un súper chino.  Decepción.

Así que con estas manitas y una mini-sartén cósmica nos pusimos a salvar el buen nombre de los pastelillos.

Hice una interpretación libre del relleno. La pasta de azuki es un sabor en mi opinión reservado a los consumidores frecuentes de dulces orientales. Con nata fresca montada y algunas fresas o frambuesas fueron un triunfo. Rellenos de crema de chocolate o mermelada de frutos rojos, más sencillos, transportables y estupendos también.

El resultado muy dulce, pero delicado e ideal como desayuno o merienda especial.

Ingredientes para 8 Dorayaki (16 tortitas de unos 10 cm de diámetro):

  • 2 huevos.
  • 100 g de azúcar.
  • 30 ml de miel.
  • 15 ml de aceite neutro (girasol).
  • 150 g. harina.
  • 5 g bicabrbonato de sodio.
  • 40 ml. de agua.
  • 15 ml. de mirín. A falta de mirín se puede usar vino blanco con un poco de azúcar o simplemente agua.

Preparación:

Mezclamos todos los ingredientes con el minipimmer hasta que estén bien integrados y ni un segundo más. Obtendremos una pasta densa.

Calentamos moderadamente una sartén antiadherente grande a la que le podamos colocar una tapa. Echamos una cucharada sopera de la preparación sobre ella y tapamos. Esperamos unos segundos y entonces veremos que se empiezan a formar burbujas gruesas en la parte superior de la tortita. Es el momento:  ahora, con la ayuda de una espátula plana la giramos y volvemos a tapar unos 30 segundos más. Y está lista.

Es importante mantener en todo momento el fuego bajo, de otra manera la densidad de la masa haría que se quemasen por fuera y quedaran crudas por dentro.

Si la prueba ha salido bien nos podemos atrever con varias tortitas al mismo tiempo o seguir de una en una para mayor control.

A medida que estén hechas, vamos reservando las tortitas en un plato o bandeja tapándolas con un paño limpio -la finalidad de taparlas es que no se resequen. Tapadlas- y así hasta el final. Entonces sólo tendremos que esperar a que se enfríen por completo para proceder a rellenarlas con lo que más nos inspire. Y zampárnoslos.

¡Gracias, Doraemon!

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: