Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Nubes de azúcar.’ Category

Mirandola. Nubecitas de azucar.

Hice mi primer intento de nubes hará un par de años.

Las vi en una foto online que no me podía quitar de la cabeza. Parecían celestiales. Hice una prueba con la receta de Joy of Baking que no quedó mal, pero pringué mucho la cocina y además incluía “Jarabe de maíz” —que es el demonio—  y las olvidé sin más.

Mientras preparaba la fiesta de cumpleaños de Martín me volvieron a la cabeza: Quizá podría elaborarlas sin el dichoso jarabe, incluso con una infusión de lavanda y vainilla ¡Y mojarlas en un chocolate a la taza intenso y sin azúcar! Se me hacía agua el cerebro.

Y bueno, sí: las preparé ¡Un éxito! Creo que algo más sanas que las de la bolsa del súper, aunque me temo que igual de engordantes.

Mirandola.Nubecitas de azucar 2

{Ingredientes}

  • 7 hojas de gelatina. Estoy estudiando sustituirlas por pectina, ya os contaré.
  • 250 ml de agua mineral fría.
  • 400 g de azúcar (estudiando miel o sirope de ágave).
  • 150 g de azúcar lustre.
  • 30 g. de harina de maíz.
  • Esencia de vainilla y algunas flores de de lavanda para aromatizar.

{Preparación}

Remojamos la gelatina en la mitad del agua fría y dejamos que se hidrate durante algunos minutos.

Mientras tanto ponemos a hervir el resto del agua en una cacerolita con la esencia de vainilla y las flores de lavanda.  Cuando arranque el hervor sacamos las flores de lavanda y añadimos el azúcar en grano; Dejamos que se disuelva sin apenas moverlo. Cuando vuelva a alcanzar el hervor, incorporamos las hojas de gelatina remojadas y toda el agua. Apagamos el fuego y removemos.

Dejamos que se temple ligeramente, cambiamos de recipiente a uno bastante mayor —o al vaso de la batidora eléctrica— y batimos. Van a ser unos buenos 15 ó 20 minutos de batido muy enérgico, así que yo no lo intentaría a mano.

A medida que el batido vaya adelante el líquido se irá enfriando, la gelatina se irá solidificando y atrapará dentro de ella burbujitas de aire.  Sabréis que está listo porque su aspecto se asemejará al del merengue y en las varillas de la batidora se formarán una especie de “pelitos”.

Forráis un molde plano de unos 3 cm de altura con papel sulfurizado untado con muy poca grasa de sabor neutro y volcáis vuestra montaña blanca en él; La alisáis y dejáis que se enfríe y la gelatina se cuaje. Mantenedla en un lugar fresco pero sobre todo seco.  Al día siguiente procedéis al cortado.  Podéis hacer dados grandotes o usar cortapastas y darles distintas formas.

A pesar de que se haya solidificado es una preparación muy, muy pringosa, así que a medida que las cortéis las vais colocando en un plato con el azúcar lustre y la maizena tamizados juntos.

Si aguantáis sin coméroslas unos días y las mantenéis en un lugar seco, irán formando una costra crujiente tipo merengue muy buena también.

¡Hasta pronto!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: