Feeds:
Entradas
Comentarios

Mirándola. Polos Arándanos, yogur y semillas de chía.Sí, ya sé que son fácilísimos de hacer, pero con este calor una no está para encender el horno. Ni la batidora, si me apuras.
Estos polos están hechos en dos fases; La parte blanca lleva yogur, miel, zumo de limón y semillas de chía. La parte azul lleva arándanos, agüita y semillas de chía,
Lo de las semillas de chía tiene una explicación. En contacto con líquidos  gelatinizan y espesan. De ese modo los polos no gotean. ¡Es un inventazo para hacer polos para niños!

 

{Ingredientes}

Para la parte blanca

  • 125 ml de yogur griego.
  • 125 ml de de yogur natural.
  • 2 cucharadas de postre colmadas de semillas de chía.
  • el zumo de medio limón.
  • 2 cucharadas soperas de miel.

Para la parte azul:

  • 300 g de arándanos.
  • 2 cucharadas de postre de semillas de chía.
  • 100 ml de agua.
  • Azúcar al gusto, opcional.

Moldes y palitos de polo.

 

{Elaboración}

Mezclamos bien los ingredientes de la parte blanca y con esa preparación llenamos 1/3 de los moldes de polo. Les clavamos los palitos y llevamos los moldes al congelador.

En media hora, sacamos los moldes del congelador y acabamos de llenarlos con la mezcla azul, que habremos elaborado triturando todos los ingredientes del segundo grupo.

Dejamos congelar y Voilà!  Además de un refresquito tenemos una saludable y deliciosa merienda infantil.

Mirandola. Crumble manzana 1.

Conversaciones dentro de mi cabeza:

— “Jo, es que esta es otra de aquellas recetas que da vergüenza explicar porque tienen dificultad 0 patatero”.

—”¡Pero a dónde vas, alma de cántaro! Que luego te preguntan y no puedes decir aquello de ¡Mira en el blog!”

 

 

Los “Crumble”, que también se llaman “Brown Betty”, se pusieron de moda en la Inglaterra de posguerra de la segunda guerra mundial. La escasez de alimentos puso a pensar a las cocineras.

Imagino que la genialidad se dio porque no había avituallamiento suficiente de ingredientes de repostería, pero sí de algunas frutas, y las compotas ya les cansaban. Entonces, con los recortes de la masa del día anterior empezaron a hacer experimentos.

— “Sobró esta pelotita de masa de shortbread de las galletas de ayer que no me da para una tarta, pero que no pienso tirar  Charlotte, querida”.

— ” De acuerdo, Violet. Ahora mismo la desmigajo sobre la compota de ruibarbo y la horneo para el té del personal.”

Y así…

Por lo tanto no existe una receta de Crubmble propiamente dicha. Normalmente se hace con frutas algo ácidas o bayas, o la mezcla de ambas. Se espolvorean con un poco de azúcar moreno, o con miel, se les añaden unas pasas, unas almendras, algo de canela o ralladura de limón… a vuestro gusto. Y luego ya una mezclita de azúcar, mantequilla y harina (o harinas) Y al horno hasta que se dore. Voilá!

 

Mirandola. Crumble manzana.

 

Ingredientes para unas 4 personas.

Para la base de frutas:

  • 400 g de manzanas reinetas (U otra variedad ácida y no excesivamente jugosa).
  • 10 avellanas machacadas.
  • 50 ml de miel o de sirope de ágave.
  • 15 ml de zumo de limón.
  • Ralladura de piel de limón.
  • 5 ml de esencia de vainilla.

Para la galletita que se desmorona:

  • 1 cucharada sopera de copos de avena gruesos.
  • 50 g de mantequilla pomada.
  • 100 g de harina de trigo.
  • 50 g de azúcar, mejor integral.

 

Elaboración

En un bol mezclamos bien las manzanas cortadas a daditos no muy grandes con el resto de ingredientes de la base de frutas. Echamos esta preparación en un recipiente que pueda ir al horno.

Sobre una superficie de trabajo mezclamos la avena, la harina de trigo el azúcar y la mantequilla, y trabajamos con los dedos hasta obtener una masa homogénea.

Desmigamos esta masa sobre la preparación de frutas que tenemos en el recipiente y la llevamos al horno. El tiempo de cocción variará en función de lo alto que sea el recipiente elegido, pero en unos 20 minutos la masa debería estar cocinada y la compota lista.

Es habitual servir el crumble con helado, crema pastelera o nata. En este caso nos apetecía tibio que, tras la lluvia, por las noches refresca.
O eso o es que ya deliro del calor.

 

Mirandola. Polos cereza.

Sí, ha llegado otra vez: hace un calor que te derrite el cerebro a la que te descuidas un segundo.

Podemos preparar polos fácilmente con muchas cosas que acostumbramos a tener en casa. Estos de cereza los preparamos Martín y yo en 10 minutos más lo que tardaron en congelarse.

¿A quién no le apetece un polo? ¡Y son tan fáciles de hacer!

 

Ingredientes (Para 4 polos)

  • 250 ml de yogur griego.
  • 30 g de azúcar moreno.
  • 15 ml de zumo de limón.
  • 100 g de cerezas deshuesadas.

Deshuesamos las cerezas, las cortamos por la mitad y las vamos colocando en un recipiente en el que habremos echado el zumo de limón y el azúcar moreno. Removemos y dejamos que suelten su jugo durante unos minutos.

Mirandola. Polos cereza preparacion.

En un bol echamos el yogur y lo endulzamos con el jugo que hayan soltado las cerezas —y que también lleva el zumo de limón y el azúcar— además de sabor le dará un bonito color cereza.

Llenamos los moldes de polo con una cucharada de yogur cada uno y luego echamos tres mitades de cereza. Seguimos con yogur unas 3/4 partes del molde y volvemos a añadir unas cuantas cerezas cuidando bien de que queden sumergidas en el yogur para que formen un todo compacto al congelarse, que de lo contrario el polo no tendría consistencia.

Acabamos de rellenar con el yogur, colocamos los palitos y llevamos al congelador un mínimo de 3 horas.

Mirandola. Polos cereza amour.
El ideal sería tener un abatidor de temperatura y luego un congelador superpro que congelase a -35º muy rápidamente  para que no se formasen cristales de hielo, pero con un congelador doméstico nos sobra para disfrutar un buen rato.

¿A qué estáis esperando? ¡Vais a ser mucho más felices!

Mirandola. Martin y los polos cereza.

 

 

 

Mirandola. Bavaroise fresas y yogur.

 

 

Quizá sea curioso pero lo cierto es que a mi hijo Martín no le gustan los dulces.

El único inconveniente es que por su cumpleaños, en lugar de inventarle tartas fantásticas con formas psicodélicas nos tenemos que conformar con este pastel. No es bien bien conformarse, porque es delicioso. Tan delicioso es que hoy voy a compartir su receta “secreta” por petición popular.

Tengo la mala costumbre de llamar a este tipo de preparaciones “Bavaroises” porque se parecen mucho; Pero para ser estrictos la base de una bavaroise es una crema elaborada con yemas y las claras de esas yemas se usan para dar volumen a la tarta.  Y tengo la manía de no usar la palabra “mousse”, así que ya veis qué nombre tan “nouvelle cuisine” nos ha quedado.

Ingredientes

  • 1 base de bizcocho finita, como de gateau roulé pero sustituyendo cacao amargo por harina.
  • 500 ml de nata fresca para montar.
  • 500 g de fresones frescos.
  • 300 g de yogur griego.
  • 200 g de azúcar
  • la ralladura de 1 limón pequeño.
  • 13 hojas de gelatina neutra.

 

Elaboración

Preparamos un aro de pastelería sobre una bandeja cubierta con papel sulfurizado. Dentro de él colocamos un círculo de bizcocho algo menor  para que una vez cubierto con la bavariose no se vea.

Remojamos las hojas de gelatina en agua fría de una en una. Una vez hecho esto las dejamos en remojo en agua fría.

Lavamos las fresas, les quitamos las hojitas y el tallo y las metemos en un vaso de minipimmer o en otro recipiente estrecho y alto. Trituramos bien. Añadimos el yogur y la ralladura de limón. Reservamos.

Semimontamos la nata que tendremos a 2 ó 3ºC y en cuanto empiece a subir le vamos echando el azúcar en forma de lluvia. Recordad: semimontar es batir de manera que esponje y suba pero sin que se endurezca. Hay que parar de batir antes, cuando todavía está cremosa y no sólida. Reservamos.

En un bol vertemos unos 100 ml de la mezcla de fresas y yogur triturado y la calentamos en el micro. Escurrimos con las manos las hojas de gelatina que teníamos en remojo; Las metemos dentro del bol con la mezcla caliente, removemos con una cuchara hasta que se disuelvan.

Vertemos el triturado de fresas y yogur frío en la nata semimontada mientas batimos suavemente y sin cesar. Añadimos también la que tenemos caliente en un bol con la gelatina disuelta. Nos aseguramos de que la mezcla sea perfectamente homogénea. Rellenamos hasta el borde el aro que teníamos preparado, lo alisamos con una paletina y lo llevamos al congelador. Si nos sobra crema la volcamos en recipientes más pequeños que llevamos también al  congelador.

Hay que dejar un mínimo de 8 horas de reposo en el congelador. Podría hacerse también en la nevera, pero es mucho más fácil manipular las bavaroises cuando están congeladas.

Cuando se tenga que consumir se saca del congelador, se desmolda, se coloca en el plato o bandeja en el que se vaya a servir y se deja descongelar dos o tres horas en la nevera. Lo podéis decorar con fresones enteros, con rositas de nata o como el cuerpo os pida.

Sé que os va a encantar, porque es fresco y delicioso.

NOTA: Todas estas mezclas se tienen que hacer rápidamente y sin perder el tiempo pero con suavidad y sin nervios. Necesitamos el aire de dentro de la nata, no podemos perderlo batiendo de forma agitada, pero tampoco podemos permitir que la gelatina se cuaje cuando la mezcla aun no es homogénea.

 

Mirandola. Bavaroise de fresas.

 

 

 


Mirandola. Kill Bill boda

 

 

 

Hace unos dos años las amigas de una chica que se iba a casar y que además era muy fan de Uma Thurman en Kill Bill me encargaron esta tarta.
Me acordé el otro día y por lo menos le había hecho una foto con el móvil en el obrador.

Fondant no cursi.

Mirandola. Cake de chocolate con cerecitas frescas.

 

Otra receta requetefácil y maravillosa. Combina bien con casi todas las frutas, con helados, natas, cremas pasteleras. Un fondo de armario, vaya.
El bizcocho resultante es un cake; Eso significa que en su elaboración la masa no fue batida para incorporar aire —ni tampoco le añadimos aire de otras maneras— ergo es densa, amorosa, un poco húmeda, suficientemente grasa, con mucha palatabilidad.

El otro día vi cerezas de la tierra a un precio razonable y compré un par de puñaditos. Luego, como hago siempre, me las imaginé: Cocinadas en su jugo y acompañando un helado de ricotta, quizá aromatizado con romero; Una galette sencilla con las cerezas apenas calientes; En una tarta con trufa cocida y ligeramente salada.
Cada vez que empieza la temporada de una fruta sólo quiero escribir un libro monotemático del estilo “Las 30 mejores recetas con cerezas de tu vida”. 

Mirandola. Deshuesar cereza.

No os riáis tengo el material para higos, moras y melocotones de Calanda. Y sé cómo usarlo.

A lo que iba: no hay receta más rápida y fácil de elaborar y que combine con todo mejor que esta. La relación esfuerzo-disfrute es realmente sideral. No es un brownie, queridos.  Y era mía, que hoy la comparto.

 

Ingredientes.

  • 125 g de chocolate negro de calidad (mejor cobertura).
  • 125 g de mantequilla.
  • 150 g de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 45 g de harina floja.

 

Preparación

 

Encendemos el horno a 180ºC. Preparamos un molde de plumcake forrándolo con papel sulfurizado.

En una cacerolita metemos la mantequilla y la llevamos al fuego muy, muy suave. Se tiene que fundir, pero no tiene que freír ni coger color. Cuando esté fundida la apartamos del fuego y  echamos el chocolate cortado a trozos pequeños. Removemos con una cuchara de madera para que el chocolate se funda del todo en la mantequilla. Añadimos los huevos de uno en uno. No hay que agregar un huevo hasta que el primero se haya incorporado por completo a la mezcla.

Ahora añadimos el azúcar, mezclamos bien y por fin la harina. Tamizada, sí ¡No seáis vagos! Que a nadie le gusta encontrarse bolitas de harina cuando le arrea un mordisco a una delicia como esta.

Metemos la masa en el molde preparado y lo llevamos al horno. El tiempo de horneado dependerá del tamaño y la altura del molde. Calculad unos 25 minutos y lo pincháis con un palito de brocheta para ver qué tal. Si sale limpio o con alguna miguita está listo. Si sale impregnado de masa, aunque sea poco,  aun no está.

Recordad que siempre se le tiene que dar un cuarto de hora de respeto a lo que estáis horneando.Antes de que pase no abráis la puerta del horno.

En este caso concreto preparé el doble de fórmula y la dividí en dos moldes. El primero es el que aparece fotografiado en esta entrada y al segundo le esparcí por encima las cerezas deshuesadas y cortadas por la mitad antes de meterlo en el horno.

 

Mirandola. Cake de chocolate, detalle.

 

Luego lo serví tibio y acompañado de las cerezas deshuesadas con el jugo que habían soltado y una cucharada de mascarpone fresco. El contraste de temperaturas y de acidez/ dulzor, frescura/ cremosidad hay que probarlo.En silencio, a ser posible.

Disfrutad.

 

 

 

 

 

Mirandola. Lego cookies

 

¿Son o no son impresionantemente bonitas? Piezas de lego rojas, amarillas, verdes y azules. ¡Y las caritas de los muñecos!

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 194 seguidores

%d personas les gusta esto: